Inicio
Quienes Somos
Conflictos Familiares
Conflictos Sucesorios
Mediación Escolar
Formación de abogadas/os de familia
Publicaciones
Charlas
Textos Explicativos
Temas Principales en Audio y Texto
 


  DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS QUE SE DIVORCIAN

1) DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS QUE SE CASAN

Cuando las personas se casan, comienzan a tener un sistema muy complejo de derechos y obligaciones que antes no tenían. En primer término existen obligaciones reciprocas entre marido y mujer: fidelidad, convivencia, asistencia (en las buenas y en las malas).

2) LOS BIENES COMUNES DEL MATRIMONIO

Después, durante el matrimonio, se va generando un patrimonio nuevo, que es diferente al que cada uno tenía antes. Este patrimonio es el conjunto de los bienes y deudas de la sociedad conyugal. Siempre hay bienes; se compran una radio, un televisor...son todos bienes gananciales, es decir, que corresponden a la sociedad conyugal. Lo que ocurre es que normalmente hablamos de bienes gananciales cuando son propiedades que valen mucho: una casa, un coche, un avión, un yate, bienes que significan una cantidad de dinero acumulado que podemos considerar un capital. Estos objetos están destinados al uso, para eso se compran, pero al mismo tiempo son un capital porque se puede decidir su venta y hacerse con esa cantidad importante de dinero en caso de resultar necesario. Entonces, la casa, el coche y todos los bienes de gran valor, no son sólo objetos de uso, sino que se dispone de ellos para hacer un proyecto importante, por eso son un capital. En cambio, un par de zapatos comprado después de casados es también un bien ganancial, pero no es un capital, y por eso no le damos la significación de bien ganancial.

3) LOS PRIMEROS MOMENTOS DE LA SEPARACIÓN: QUÉ SE LLEVA Y QUÉ DEJA EL QUE SE VA DEL HOGAR CONYUGAL

Cuando hay un divorcio uno de los dos se va de la casa. El que se va necesita instalarse y suele necesitar llevarse algo de la vivienda matrimonial. Cuando hay racionalidad, algo se lleva. Si no la hay, bueno, se lleva sólo la ropa de uso propio y a veces simplemente se va con lo puesto.

Hay otros objetos como anillos, alhajas que, cuando él se va, puede decir "es mío porque me lo regalaron cuando nos casamos". La duda surge cuando fue un pariente de ella quien le hizo a él el regalo. Hay situaciones dudosas de bienes que no se pueden determinar exactamente si son gananciales o propios. Sólo si hay racionalidad estos temas se resuelven, pero si no la hay no se resuelven ni aquellos temas en que se sabe, por determinarlo claramente la ley, el carácter de los bienes.

4) QUÉ OCURRE CON LOS HIJOS EN LA SEPARACIÓN. LA TENENCIA Y LAS VISITAS

Dejamos para el final lo más importante, que son los hijos. Durante la convivencia, la pareja tiene con los hijos comunes derechos y obligaciones, estén o no casados. La Patria Potestad la tienen ambos, así como también el ejercicio de la Patria Potestad. Pero cuando viven en lugares separados, uno de ellos suele tener la Tenencia. La tenencia es el ejercicio activo de la patria potestad. El que no vive con los hijos también tiene el ejercicio de la Patria Potestad, pero restringido, es lo que la ley llama el "Derecho de Visitas". Esta expresión "derecho de visitas", es muy restringida respecto a las facultades, derechos y obligaciones que tiene el progenitor que no convive con los hijos. Por visitas uno entiende que es verlos periódicamente, pero no se limita a ello la facultad del progenitor. No sólo es verlos, es controlar la educación, la salud, las vacaciones, mantener una comunicación fluida con sus hijos y controlar, incluso, la relación entre los hijos y la madre cuando hay una situación crítica. El progenitor no conviviente está involucrado cuando hay inconvenientes entre el hijo y la madre, porque está afectado el interés del hijo y puede tener opinión, hacer cuestionamientos, proponer incluso soluciones a ese conflicto, porque ese progenitor está ejerciendo la Patria Potestad, aunque tenga un ejercicio restringido de la misma.

5) LOS ALIMENTOS ENTRE LOS CASADOS Y LOS DIVORCIADOS

Otro de los derechos y obligaciones que existen es el alimentario. En el matrimonio los alimentos son derechos y obligaciones recíprocas. Los debe aportar tanto el marido como la esposa en función de los recursos que cada cual puede obtener o producir. El acompañarse en las buenas y en las malas implica auxiliarlo al otro con todo lo que se dispone y, si es una persona que tiene recursos propios, brindarle incluso estos recursos dentro de pautas de razonabilidad. Pero si se divorcian, ahí los derechos alimentarios los tiene solamente el cónyuge inocente respecto del culpable. Ahora, esto es cuando hay un divorcio de los llamados contenciosos, porque para que haya un inocente, para que haya un culpable, se tuvieron que haber producido las pruebas para determinar quien fue el responsable de la destrucción del vínculo familiar y esto sólo se puede hacer cuando se lleva a cabo un juicio controvertido de divorcio. Entonces, una vez que se determina el culpable, se dicta la sentencia de divorcio por culpa de uno de ellos. El culpable está obligado a pasarle alimentos al inocente. Esta obligación no es automática, ya que depende de que el inocente reclame esos alimentos, a veces los reclama y otras no. Cuando el inocente los reclama, la obligación del culpable es la de pasarle una magnitud de alimentos tal como para mantener el estatus económico que tenía antes del divorcio, lo cual es una especie de sanción. Pero esta sanción es en cierta medida utópica por dos motivos: uno porque cuando hay un divorcio aumentan los gastos por la separación: dos casas, dos juegos de living, dos alquileres, cuando antes había uno de cada cosa, por lo cual es muy difícil para el culpable mantener el status económico del inocente. Por otro lado porque en general los divorcios contenciosos hoy están muy restringidos. Sólo en casos de odios enconados se llevan a cabo estos divorcios. Y aun en los que comienzan como divorcios contenciosos las partes suelen llegar a un acuerdo para transformarlo en divorcio de común acuerdo. Entonces, la tendencia es a acordar el divorcio, y si se acuerda el divorcio, normalmente no hay alimentos de un cónyuge a favor del otro, sino que se establecen los alimentos sólo a favor de los hijos. Esto no significa que no se puedan convenir también alimentos a favor de uno de los cónyuges cuando el divorcio es de común acuerdo.

6) LA HERENCIA ENTRE LOS CÓNYUGES ¿Y LOS DIVORCIADOS?

El casamiento asimismo hace nacer entre los cónyuges el derecho a heredarse. El divorcio hace caer este derecho. Pero con o sin divorcio, los hijos siempre heredan a ambos padres y los padres también a sus hijos, en caso de que éstos mueran antes que sus padres.
El divorcio vincular, sólo mantiene la relación alimentaria en la forma que vimos y en el caso excepcional de extrema necesidad de alguno de los ex cónyuges. En todo lo demás rompe el vínculo, como su palabra lo dice. Pero hay un divorcio que todavía rige que se llama separación personal que no es vincular y, en ese caso, el inocente hereda al culpable, mantiene el vínculo hereditario, pero el sistema de separación personal es un sistema que está quedando en desuso. Habiendo divorcio vincular ¿por qué se va a optar por un divorcio no vincular?

 


Av. Rivadavia 1227, piso 3º E - Cdad. Aut. de Buenos Aires (1033) - tel/fax: (011) 4383-2974 -e-mail: ortemberg@abogadodefamilia.com.ar